#PremiosHO 2015: Nos ayudáis a ser mejores personas

Premiados

Premios HO 2015

Este es mi discurso al final de la ceremonia de entrega de los #PremiosHO 2015:

Su Beatitud, Ignacio José III, Patriarca de Antioquía

Excmo. Mons. Warda, Arzobispo Caldeo Católico de Erbil

Excmo. Mons. Mirkis, Arzobispo de Kirkuk

Excmo. Mons. Doeme, Obispo de Maiduguri

Excmo. Mons. Bagobiri, Obispo de Kafanchan

Excma. Sra. Dña. Lourdes Méndez, diputada, que esta semana no votó a favor de la reforma-engaño del aborto del Gobierno, a pesar de las presiones de su partido

Querido Ashiq, Querida Eisham, querida familia de Asia Bibi,

Queridos socios, queridos amigos de HazteOir.org,

Queridos premiados,

Quiero empezar dando gracias a los premiados HO 2015:

  • A D. José Luis Bonet
  • A D. Carlo Cassini, a D. Jaime Mayor y a la Federación One of Us
  • A D. Bruno de Salvador
  • A Mons. Joseph Daniami Bagobiri
  • A Mons. Yousif Thomas Mirkis
  • A Mons. Bashar Matti Warda
  • A Mons. Oliver Dashe Doeme
  • Al Reverendo Edwar Awabdeh
  • A Su Beatitud Ignacio José III Younan, Patriarca de Antioquía

Vosotros, al aceptar nuestro humilde Premio HazteOir.org, nos honrais, nos servís de ejemplo y nos ayudais a ser mejores.

2014 ha vuelto a ser un año de persecución y exterminio de cristianos en todo el mundo. Y en 2015 la situación no ha mejorado para nuestros hermanos perseguidos.

Como hemos podido escuchar en el Congreso “Todos somos nazarenos”, las guerras en Siria e Irak, o la expansión del terrorismo islamista en países como Egipto, Afganistán, Nigeria o Pakistán han causado el martirio, el destierro, la pérdida de tierras, propiedades y hogares, y la terrible experiencia de la fe perseguida y clandestina para millones de fieles cristianos.

La atroz barbarie de movimientos terroristas como el Estado Islámico y Boko Haram nos recuerda que la libertad religiosa sigue siendo una promesa por conquistar en un mundo más justo y abierto.

También en nuestras sociedades de Occidente, supuestamente democráticas y plurales, ser cristiano se paga con una ciudadanía de segunda clase. En España, los cristianos queremos participar en la vida pública en pie de igualdad, con los mismos derechos y obligaciones que los demás, y con la seguridad de poder vivir nuestra fe en público, sin miedo a ser insultados o apartados del debate político por el hecho de creer en Dios y promover libertades fundamentales.

HazteOir.org, a través de la iniciativa MasLibres, quiere situar la libertad religiosa en el centro del debate democrático, y por eso hemos organizado este gran Congreso Internacional sobre cristianos perseguidos, Todos somos nazarenos.

Por eso hemos producido la película “Libertad para Asia Bibi”. Y por eso hemos enviado donativos como ayuda directa a los cristianos perseguidos.

Por otra parte, el incumplimiento de la promesa de derogar la ley del aborto ha marcado, sin duda, un hito en nuestra relación con los representantes políticos. La desafección de los ciudadanos, señalada en todos los sondeos, no es sólo por los casos de corrupción y las medidas económicas que hostigan a las clases medias.

Para muchos españoles, la falta de palabra del presidente Mariano Rajoy con la protección de la vida humana ha mostrado la profundidad de la crisis de valores instalada en nuestra democracia.

Nada volverá a ser como antes de la mañana del martes 23 de septiembre de 2014, cuando el presidente del Gobierno anunció a un grupo de periodistas que retiraba el anteproyecto de Ley de Protección de la Vida del Concebido y de Derechos de la Mujer Embarazada, en contra de su promesa personal al pedir el voto en las últimas Elecciones Generales. Ese instante representa una de las decepciones más esclarecedoras de nuestra historia reciente.

Las iniciativas #VotaValores y #YoRompoconRajoy, impulsadas por HazteOir.org, son sólo la primera forma de respuesta a un fraude político especialmente cruel, que se ensaña con los más vulnerables, los sin voz, los que no pueden defenderse, los niños y niñas no nacidos.

Los ciudadanos queremos volver a tener la última palabra.

Por otra parte, la amenaza de secesión de Cataluña del resto de España parece que vuelve a resurgir de sus cenizas. Pero como nos recuerda D. José Luis Bonet juntos somos más, somos mejores.

Por eso, desde HO seguiremos trabajando por la unidad de todos los españoles.

Hace catorce años, HO nació con la misión de servir de cauce eficaz para una ciudadanía activa y conectada.

Las causas del derecho a la vida, la libertad religiosa, la familia, la libertad de educación, las víctimas del terrorismo y la unidad de España han convertido HazteOir.org en una referencia para miles de ciudadanos y familias que queremos ayudar a construir una democracia con valores y una sociedad auténticamente abierta y respetuosa con los derechos y libertades fundamentales.

Hoy somos cerca de 500.000 ciudadanos activos en España, a los que hay que unir otros dos millones y medio en distintos países del mundo, a través de nuestra plataforma hermana CitizenGO.

Juntos hemos hecho muchas cosas en este último año:

  • Hemos denunciado leyes injustas como la del aborto, cuya derogación seguimos persiguiendo sin descanso
  • Hemos evitado abusos y desconsideraciones de empresas.
  • Hemos creado una formidable red mundial de apoyo a los cristianos perseguidos y de alerta contra los ataques a la libertad religiosa.

Juntos cambiamos el mundo, simplemente actuando como ciudadanos activos y conscientes de nuestros valores.

Tu voz es más influyente porque detrás de ti, junto a ti, somos más, y más activos, que nunca. Para hacer más cosas y conseguir más cambios a favor de la vida, la familia y la libertad religiosa en el próximo año, tu apoyo seguirá siendo la clave de todo.

Al participar en los eventos HO, al firmar y compartir las alertas con tus amigos y familiares, al ir a la Marcha por la Vida y todas las acciones en la calle, al apoyar con tu cuota de socio o tu donativo puntual, estás construyendo un movimiento ciudadano influyente y comprometido con tus valores.

Cuento contigo para seguir cambiando juntos el mundo en este próximo año.

¡Gracias por todo lo que haces por una sociedad mejor, más libre, con valores!

¡Muchas gracias!

Publicado en General | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

Cristianos perseguidos: No estáis solos, #WeAreN2015

Inauguracion Congreso #WeAreN2015

Comparto mi intervención en la inauguración del Congreso #WeAreN2015 sobre cristianos perseguidos, el pasado viernes 20 de abril de 2015:

Excelentísma sra. alcaldesa,

Excelentísima sra. Defensora del Pueblo

Su Beatitud Ignacio José, Patriarca de Antioquía

Excelentísimos y Reverendísimos señores obispos,

Queridos asistentes al Congreso “Todos somos nazarenos”…

A menudo me pregunto si en Occidente no habremos perdido nuestra capacidad de compasión.

Vivimos en una sociedad civilizada que presume de ser solidaria, tolerante, sensible a los problemas que provocan las desigualdades sociales, las injusticias contra los más débiles y desfavorecidos, las violaciones de los derechos humanos.

Y sin embargo, estas mismas sociedades civilizadas de Occidente no se mueven ni se conmueven por la trágica situación que están atravesando los cristianos, cruelmente perseguidos por su fe en países como Irak, Siria, Nigeria, Kenia, Egipto…

En muchos otros lugares, como Pakistán, los cristianos no pueden profesar abiertamente su credo. Son detenidos al amparo de leyes injustas, torturados para que abjuren en público de su fe y, si no lo hacen, finalmente, ejecutados.

La repercusión que tienen en Europa estas violaciones de los derechos humanos más elementales es prácticamente nula.

Aquí, en Occidente, somos capaces de llorar con una película que cuenta el genocidio llevado a cabo por los nazis hace 70 años y, sin embargo, permanecer impasibles ante este otro genocidio que se está perpetrando en la actualidad, ante nuestros ojos. Un genocidio que podemos vivir a tiempo real, gracias a los medios de comunicación y a la inmediatez de internet y las redes sociales.

Los mártires de hoy están siendo pública y salvajemente asesinados, decapitados, crucificados, quemados vivos, lapidados, arrojados al vacío. Sus cuerpos inertes expuestos como trofeos, vejados más allá de lo concebible.

Niños, ancianos, mujeres, adolescentes, separados de sus seres queridos y haciendas; llevados al matadero en camiones, como ganado.

Han arrasado sus vidas. Los han despojado de toda dignidad. Y sin embargo, siguen fieles a Cristo hasta las últimas consecuencias.

Mientras, en Occidente, guardamos silencio. Un cobarde y cómplice silencio.

Nuestras sociedades opulentas sólo reaccionan si la brutalidad del terrorismo yihadista se produce dentro de casa. Entonces…. salimos a la calle consternados, en estado de shock, a poner velitas y a compartir en las redes sociales pancartas en solidaridad con los muertos: “Je suis Charlie”.

Quiero creer que no es éste el grado más alto que alcanza nuestra compasión, aunque a veces cuesta convencerse de lo contrario.

Los recientes atentados de París pusieron de manifiesto la gran hipocresía del mundo occidental.

Un mundo occidental que se estremece cuando el terrorismo más brutal actúa dentro de sus fronteras, pero que permanece mudo e impasible cuando los muertos son “otros”.

Si algo ha quedado claro con el auge del fenómeno yihadista es que para los países más desarrollados del mundo hay muertos de primera y de segunda.

Los 12 asesinados del Charlie Hebdo valen más que los 21 egipcios coptos decapitados en las playas de Libia; más que los 148 jóvenes cristianos masacrados en la universidad kenianta de Garissa; más que los miles de inocentes que Boko Haram sigue aniquilando en las aldeas y ciudades al norte de Nigeria; mucho más que las víctimas de los atrocidades del Estado Islámico o de Al Qaeda en Siria e Irak.

Pero no nos engañemos. No es sólo una cuestión de distancia geográfica la que marca la diferencia entre los muertos de primera y de segunda categoría. Hay un adjetivo que une a todas estas víctimas y que, en Occidente, no es políticamente correcto resaltar: la fe cristiana de todas ellas.

Cuando comenzaron a llegarnos las terribles noticias de las matanzas en Siria e Irak, muchos medios de comunicación occidentales ocultaron deliberadamente que las víctimas eran, fundamentalmente, cristianos.

Aún hoy, después de tanta sangre derramada, pocos medios destacan el hecho de que el yihadismo tiene un propósito global que ha empezado a gestarse en Oriente Próximo: erradicar todo vestigio del cristianismo de la faz de la tierra.

Hace pocas semanas, un periódico australiano responsabilizaba a los cristianos de Nigeria de uno de los últimos sangrientos ataques de Boko Haram.

En España, un diputado socialista aseguraba que lo sucedido en Garissa no era un crimen contra los cristianos, sino consecuencia de una guerra de religiones en Kenia, situando a los estudiantes cristianos indefensos en el mismo plano que a sus verdugos.

Son ejemplos aislados de un denominador común que se repite sistemáticamente en este Occidente dominado por el laicismo, el relativismo y la equidistancia moral: en el esquema de los nuevos valores y de la corrección política, los cristianos no pueden aparecer como víctimas.

Si la sociedad occidental no reacciona, si algunos medios de comunicación pervierten la información en aras de lo políticamente correcto, ¿por qué iban los gobiernos a actuar con diligencia?

¿No son acaso reflejo de la sociedad que les ha dado el voto, representantes de unos ciudadanos desmovilizados e indiferentes ante el drama humano de miles de personas atrozmente asesinadas, torturadas y humilladas?

La respuesta de los gobiernos occidentales al horror yihadista ha estado en consonancia con nivel ético y moral de las sociedades que representan: una respuesta imprecisa en las formas, ambigua en el contenido, tardía en el tiempo y muy poco eficaz.

A pesar de las reiteradas llamadas de auxilio de las organizaciones humanitarias, de los obispos y líderes religiosos, de los observadores independientes, el compromiso internacional se ha reducido a discursos grandilocuentes cuyo efecto real sobre el terreno ha sido prácticamente nulo.

No podemos estar orgullosos de la respuesta de Occidente. No lo estamos en absoluto de la pasividad del Gobierno español, que muchas veces se escuda en instituciones internacionales o en la reglamentación de la UE para adoptar un perfil bajo y pasivo cuando es necesario echar el resto en defensa de los derechos humanos de los cristianos perseguidos.

Los cristianos de Siria, de Irak, de Nigeria, de Egipto, y de tantas otras partes del mundo tienen, tenéis, una legítima sensación de total abandono.

Tenéis, motivos suficientes para creer que la comunidad internacional os ha dado la espalda.

Vuestro grito de socorro esperaba sin duda mucho más de este Occidente que representa el mayor estadio de civilización conocido en la historia de la Humanidad.

Los valores elevados que inspiran nuestras Constituciones y acuerdos supranacionales, que son garantía de libertad, justicia y respeto de los derechos humanos, no han estado a la altura de la gravísima crisis humanitaria que está provocando el empuje del fanatismo islamista.

Pues bien, desde unas humildes organizaciones ciudadanas, como HazteOir.org, Más Libres y CitizenGO, hemos querido hacer frente a tanto silencio para deciros abiertamente, desde el corazón, que no estáis solos.

No estáis solos… porque hay muchos ciudadanos en Occidente horrorizados, preocupados y comprometidos con vuestro destino, que es también el nuestro.

Desde luego los hay en España y en otros países. Y por supuesto los hay en las organizaciones que he mencionado, y en cuyo nombre hablo ahora.

Queremos deciros que desde aquí trabajamos y trabajaremos día a día, incansablemente, por dar a conocer vuestro sufrimiento, vuestro dolor, y vuestra necesidad de socorro.

También por promover acciones internacionales que pongan freno a la barbarie del extremismo islamista que amenaza vuestras vidas, la seguridad de vuestros seres queridos y hasta la misma supervivencia de vuestra cultura.

Como ciudadanos comprometidos, hemos querido dejar de esperar que otros den el paso y preguntarnos qué podemos hacer nosotros para cambiar la situación.

El resultado es el Congreso Internacional Todos Somos Nazarenos #WeAreN2015 que hoy felizmente ve la luz.

Con él, asumimos la responsabilidad de concienciar a la opinión pública occidental de la gran tragedia humana y de civilización que viven los cristianos en zonas bajo el yugo yihadista.

Somos conscientes de que sin concienciación ciudadana no hay movilización, y sin movilización, nuestros gobernantes no serán sensibles ni darán respuesta urgente a la gravísima situación que estáis padeciendo.

Por este motivo, queremos que este Congreso sea una oportunidad única para que el mundo escuche a los verdaderos protagonistas de la persecución.

  • A las víctimas directas del derramamiento de sangre.
  • A los que son testigos de las atrocidades y pueden contar a Occidente en primera persona todo el drama, el dolor y el sufrimiento que han vivido nuestros hermanos cristianos.
  • A los que se juegan la vida a diario por mantener en pie los restos de una cultura milenaria que agoniza.

Confiamos en que su testimonio, vuestro testimonio, no caerá en saco roto.

Los medios de comunicación, que tan buena acogida han prestado al Congreso, tienen una enorme responsabilidad en la difusión de vuestro mensaje para que la sociedad despierte, comprenda y reaccione.

Estamos convencidos de que los gobiernos se implicarán en esta batalla contra el yihadismo cuando sientan la presión de los ciudadanos.

Sólo entonces dejarán de ser cómplices silenciosos del exterminio.

Por último, quiero manifestar que no se trata sólo de socorrer a los que sufren la persecución.

Se trata también de honrar el sacrificio de los mártires. Este empeño es más que una necesidad, es un deber moral.

Si Occidente deja en el olvido este genocidio, el mal habrá vencido y el sacrificio de tantos inocentes habrá sido en vano.

Este Congreso quiere que sintáis el calor, el respeto y la admiración de cuantos con tanta ilusión lo hemos preparado, y de los que han querido venir, con el ánimo sobrecogido, a escuchar vuestro testimonio.

Proceden de diferentes partes de España, de Europa y del mundo.

Con la ayuda de Dios y el poder infinito de la oración, confío en que podamos cumplir nuestro objetivo: concienciar a la sociedad, movilizar a los gobiernos, y hallar una fórmula duradera que ayude a vencer el odio, cerrar heridas y devolver la paz y la prosperidad a estas regiones…

Que los cristianos puedan retomar sus vidas en libertad en el punto en que quedaron suspendidas por el azote de la sinrazón yihadista.

Muchas gracias.

Publicado en General | Etiquetado , , , , , , | 45 comentarios

Católicos en la vida pública: que en estos asuntos se evite hasta la apariencia de intervencionismo de las autoridades eclesiásticas

Traigo a continuación algunos párrafos de la Instrucción Pastoral “Los católicos en la vida pública que aprobó la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española en 1986. Me parece que son de absoluta actualidad:

125.Hemos indicado ya la importancia que tienen las asociaciones para asegurar y consolidar el crecimiento de una convivencia libre y participativa. Una sociedad en la que es deficiente la vida asociada de los ciudadanos en una sociedad humanamente pobre y poco desarrollada, aunque sea económicamente rica y poderosa. Importancia de las asociaciones para una convivencia libre y participativa.

126.La carencia o el anquilosamiento de las asociaciones civiles debilita la participación de los ciudadanos, empobrece el dinamismo social y pone en peligro la libertad y el protagonismo de la sociedad frente al creciente poder de la Administración y del Estado. Una sociedad sin iniciativa social y sin medios eficaces para llevar a la práctica los proyectos por ella promovidos, puede llegar a ser enteramente dominada y controlada por quienes consigan apoderarse de los resortes de la Administración y de los centros de poder más importantes. En cambio, una sociedad culta, bien informada y organizada, es la base de la vida democrática y la garantía más firme contra cualquier abuso de poder y cualquier tentación totalitaria.

127.Por todo ello, el servicio a la sociedad y el desarrollo de sus libertades requiere alentar y favorecer la existencia de asociaciones civiles encaminadas a fortalecer el ejercicio de los derechos y el cumplimiento de las responsabilidades de los ciudadanos en el campo de las realidades sociales y políticas. Cualquier esfuerzo encaminado a fomentar y vigorizar asociaciones cívicas, culturales, económicas, laborales y profesionales, sociales y políticas, nacidas del dinamismo propio a) Necesidad de fomentar y fortalecer asociaciones civiles.3 2 de los ciudadanos y de la sociedad, ha de ser recibido y apoyado como un verdadero servicio al enriquecimiento cualitativo de nuestra sociedad. La Administración y los gobiernos deben apoyarlas positivamente siempre que estén de acuerdo con las exigencias del bien común. 128.Los cristianos, en el ejercicio de sus derechos y deberes de ciudadanos, deben participar en estas asociaciones estrictamente civiles y promoverlas ellos mismos como una forma importante de cumplir sus responsabilidades en la construcción del bien común. En una sociedad libre y democrática es muy importante la intervención de los cristianos en las asociaciones civiles de diversa índole que actúan en el seno de la vida social. En esta participación habrán de tener en cuenta cuanto queda dicho más arriba al hablar de las relaciones entre la fe y las ideologías, así como la necesidad de actuar en cualquier circunstancia en coherencia con la propia fe y las enseñanzas de la Iglesia.

168.Estamos convencidos de que esta inspiración cristiana de la actividad política puede y debe existir sin poner en peligro la legítima autonomía de la política y de los políticos. No se trata de convertir a la Iglesia en una alternativa política. Tal intento significaría desnaturalizar a la misma Iglesia y atropellar la legítima libertad de los católicos en sus decisiones temporales y políticas con su peculiaridad,

169.Esta inspiración cristiana de la política no podemos darla por supuesta ni podemos esperarla de la improvisación. Es preciso fomentar expresamente la adecuada formación de los católicos en conformidad con la doctrina social y moral de la Iglesia; es preciso impulsar actividades o instituciones dedicadas a la formación y capacitación de los católicos para que puedan actuar en los diferentes ámbitos de la vida política con verdadera inspiración espiritual y adecuada preparación profesional. No es tarea fácil superar en la práctica el riesgo de la separación entre lo que es inspiración cristiana y lo que corresponde a la técnicas de la actuación política. No valen los viejos moldes. Hay que arrancar de la situación actual contando con una visión renovada de la Iglesia, de la sociedad y de las relaciones entre ambas. no se improvisa ni se puede dar por supuesta, y necesita de una formación adecuada.

170.Se necesitan, por ello, instituciones donde los cristianos adultos y jóvenes pueden descubrir la nobleza de la vocación política y las exigencias cristianas de su ejercicio, sin olvidar que del corazón justo nacen principalmente los proyectos que hacen posible la convivencia en el bien común. Necesidad de instituciones donde se descubra la nobleza de la vocación política y de las exigencias cristianas de su ejercicio,

171.La creación, configuración y desarrollo de las asociaciones civiles adecuadas tiene que ser obra de aquellos cristianos que, movidos interiormente por las exigencias y responsabilidades cristianas, y en ejercicio de su condición y derechos civiles, se decidan a participar libremente y bajo su propia responsabilidad en la vida política. El respeto al bien común y al mismo bien pastoral de la Iglesia requiere que en estos asuntos se evite hasta la apariencia de intervencionismo de la Iglesia o de las autoridades eclesiásticas más allá de sus competencias estrictamente religiosas y morales.

La negrita es mía.

Publicado en General | Etiquetado , , , , , , | 42 comentarios

Me entrevistan en ACI sobre los ataques a HO

Ignacio Arsuaga en la sede de HazteOir.org

¡Buenos días!

Ayer ACIprensa publicó una entrevista que me hicieron sobre la campaña de acoso y difamaciones que sufre HazteOir.org.

Este es el enlace:

https://www.aciprensa.com/noticias/ignacio-arsuaga-con-ataques-de-aleteia-contra-hazteoir-solo-gana-el-diablo-85226/

Espero que la entrevista ayude a entender mejor qué es y cómo funciona HO.

Publicado en General | Etiquetado , , , , , , , | 52 comentarios