Un corazón quebrantado y humillado, tú no lo desprecias

Un corazón quebrantado y humillado, tú no lo desprecias

El miércoles pasado (25 de febrero de 2015), Miércoles de la Primera Semana de Cuaresma, meditaba las lecturas del día. Me quedé «enganchado» con el Salmo Responsorial de ese día, el Salmo 50:

Misericordia, Dios mío, por tu bondad,

por tu inmensa compasión borra mi culpa;

lava del todo mi delito,

limpia mi pecado. R.

Oh Dios, crea en mí un corazón puro,

renuévame por dentro con espíritu firme;

no me arrojes lejos de tu rostro,

no me quites tu santo espíritu. R.

Los sacrificios no te satisfacen:

si te ofreciera un holocausto, no lo querrías.

Mi sacrificio es un espíritu quebrantado;

un corazón quebrantado y humillado,

tú no lo desprecias. R.

Hasta el miércoles pasado, había interpretado este Salmo de una manera… Y desde ese miércoles, con un sentido muy distinto.

Hasta esta Cuaresma, entendía que «un corazón quebrantado y humillado», el corazón que – según el salmista – Dios no desprecia, era el corazón humilde: el corazón de la persona que llega a ser humilde… Una humildad que se adquiría, casi, con el esfuerzo personal.

Entonces caí en la cuenta de dos cosas:

  1. El Salmo 50 podía haber hablado de «un corazón humilde»… Y sin embargo, habla de «un corazón quebrantado y humillado».
  2. La humildad, como todas las virtudes, se adquieren esencialmente no por el esfuerzo personal, sino por la Gracia de Dios.

¿Y cómo Dios puede llegar a concederme la Gracia de la humildad? La respuesta me la ofrece el salmista: quebrando y humillando mi corazón.

Por supuesto, que te quiebren el corazón duele. Que te humillen delante de los demás, cuesta mucho. Que hablen mal de ti, a nadie le gusta (y menos a mí, que soy muy orgulloso).

Y, sin embargo, en esta Cuaresma de 2015, el Señor, quebrando mi corazón, humillándolo, hace posible que acepte el regalo precioso de la humildad.

Todavía me queda mucho camino, así que más vale que me vaya preparando. 🙂

Gracias, Dios mío.

Publicado por

Nacho

Católico. Provida. Ciudadano activo. Emprendedor social. Presidente de HazteOir.org.

Perfil

Registrarse con Twitter