Un programa para la sociedad civil, más allá del #20N

Mis palabras en la inolvidable ceremonia de entrega de los Premios HazteOir.org 2011.

Pinche aquí para ver el vídeo

Buenas noches a todos.

Hace diez años, un grupo de ciudadanos jóvenes creímos que era no solo posible, sino indispensable, que cada uno de nosotros participase en la construcción del bien común.

Que nuestra política y nuestra economía no dejarán de estar enfermas si desde la sociedad nos limitamos a ser espectadores refugiados en nuestros egoísmos.

Que la democracia es más que votar cada cuatro años. ¡Mucho más!

Que hay responsabilidades que no se delegan y la de elegir bien a nuestros representantes es una de ellas; una muy importante.

Por eso HazteOir.org ha lanzado la campaña VotaValores y la Guía de Voto, para ayudar a los españoles a elegir bien a nuestros representantes.

Pero además tenemos otras responsabilidades… y son fundamentales.

La responsabilidad de examinar el uso que los políticos hacen del poder que les damos.

La responsabilidad de denunciar los abusos y las intromisiones en la libertad personal.

La responsabilidad de promover alternativas creativas, realistas y viables a las decisiones que sabemos son injustas.

La responsabilidad de preservar la libertad y la dignidad inviolable de todas las personas.

La responsabilidad de mantener la unidad y la solidaridad de España como un bien moral necesario para el futuro.

Sí, el bien común, el desarrollo de una comunidad política al servicio de nuestro pueblo, es responsabilidad de todos y cada uno de nosotros.

Hay derechos y deberes que son irrenunciables.

Si queremos una sociedad mejor, más abierta, integradora y democrática, hay que proponerla.

Si queremos que el derecho a la vida sea respetado, debemos defenderlo.

Si queremos una sociedad más solidaria en la que los más desfavorecidos y vulnerables encuentren apoyo, tenemos que luchar por ello.

Si queremos que la gente pueda creer en Dios y proclamarlo sin ser por ello denigrado o perseguido, hay que actuar.

Si queremos que la familia natural sea reconocida y tratada como lo que es, la base de una sociedad formada por personas libres, tenemos que influir.

Si queremos que nuestros hijos sean educados conforme a los criterios que como padres creemos pueden hacerles personas más plena y felices y en la escuela que elijamos, hay que trabajar con tenacidad.

Si queremos que las víctimas del terrorismo obtengan justicia y no compasión, debemos apoyarlas.

Cambiar leyes injustas por otras que promuevan el bien común es posible.

Es posible suprimir Educación para la Ciudadanía y sustituir el adoctrinamiento del Estado en la escuela por una educación en libertad y con calidad.

¡Claro que se puede!

Es posible derogar la ley del aborto y reemplazarla por una ley que proteja el derecho a la vida de todos y en todas sus etapas y apoye la maternidad y la familia.

¡Claro que sí!

Es posible detener a los terroristas y que cumplan sus penas sin cesiones de ninguna clase.

¡Por supuesto que se puede!

Hay programas electorales para el próximo 20 de noviembre que ya incluyen éstas y otras medidas que son posibles y buenas. Y estamos convencidos de que podían haber ido más allá porque hay valores que, sencillamente, no son negociables y constituyen la base misma de nuestra convivencia.

Estos compromisos, aunque todavía insuficientes, han sido ganados a pulso por la sociedad civil durante estos largos siete años y medio en los que España ha sido el campo de experimentación del último proyecto de ingeniería social de Europa.

Son compromisos defendidos con tenacidad, a menudo con incomprensión o en soledad, siempre con imaginación y optimismo, por un puñado de ciudadanos activos y comprometidos como vosotros.

Son promesas electorales que la sociedad ha conquistado con un vigoroso activismo en estos años.

Hay una parte de la sociedad española, aquí representada por todos vosotros, que no se ha resignado a que los ciudadanos sean meros convidados de piedra, que se ha responsabilizado del destino de nuestra comunidad política y ha actuado para preservar la dignidad de la persona, sus derechos fundamentales y su libertad.

Probablemente, la mayoría de los españoles votaremos por un cambio de ciclo el próximo 20 de noviembre.

Ciertamente vivimos una emergencia económica y un drama de tal dimensiones en el desempleo que el cambio político es indispensable aunque sólo sea para tener un gobierno que al menos sea serio y responsable para afrontar la crisis.

Pero el 21 de noviembre, cada uno de nosotros seguiremos siendo responsables de nuestra libertad y de la de nuestros hijos y de los valores que pueden dar sentido a nuestra comunidad, más allá de la urgencia económica.

HazteOir.org ha sido en estos últimos diez años un estímulo en el despertar de la sociedad civil española.

La misión de HazteOir.org, ante todo, pasa por contribuir a recuperar el vigor cultural de la sociedad española, y no un simple cambio de Gobierno.

Por eso, el día 21 de noviembre, HazteOir.org seguirá acompañando a los ciudadanos activos y reconociendo a los héroes de la libertad como los que hoy hemos distinguido con estos merecidos premios.

Muchas gracias a todos por vuestra participación en esta ceremonia. Muchas gracias por seguir siendo ciudadanos conscientes y activos.

Dios os bendiga.

Two blouses one to wear with a suit christina aguilera weight loss The Warmth Mens Down Coats For Extreme Cold Weather

can come across approach country quick weight lossAny one have a frugal version of these ray ban sun glasses