Papa Francisco: Hoy a los niños en la escuela se les enseña esto: que el sexo cada uno lo puede elegir. Esto es terrible

Estos días algunos periodistas se han referido al Papa Francisco para criticar #ElBusDeLaLibertad de HazteOir.org. Como si el Papa estuviera de acuerdo con la ideología de género.

Por supuesto que el Papa pide respeto y misericordia para los trasexuales, para los homosexuales (y los heterosexuales). De la misma forma, desde HazteOir.org pedimos – ¡exigimos! – exactamente lo mismo: respeto profundo y todo el apoyo a las personas trasexuales y a todos los seres humanos.

Y sin embago, esto es lo que dice el Papa sobre la ideología de género que criticamos desde HazteOir.org desde nuestro autobús (un avance: te sorprenderá):

1.- 27 de julio de 2016, dirigiéndose a los obispos de Polonia, el Pontífice afirmó que “en Europa, América, América Latina, África, en algunos países de Asia, hay verdaderas colonizaciones ideológicas. Y una de estas –lo digo claramente con nombre y apellido– ¡es la ideología de género!”.

“Hoy a los niños –¡a los niños!–, en la escuela se les enseña esto: que el sexo cada uno lo puede elegir. ¿Y por qué enseñan esto? Porque los libros son de las personas e instituciones que te dan el dinero. Son las colonizaciones ideológicas, sostenidas también por países muy influyentes. Esto es terrible”.

2.- Exhortación apostólica postsinodal Amoris Laetitia, (marzo 2016):

Número 56: “Otro desafío surge de diversas formas de una ideología, genéricamente llamada gender, que niega la diferencia y la reciprocidad natural de hombre y mujer. Esta presenta una sociedad sin diferencias de sexo, y vacía el fundamento antropológico de la familia. Esta ideología lleva a proyectos educativos y directrices legislativas que promueven una identidad personal y una intimidad afectiva radicalmente desvinculadas de la diversidad biológica entre hombre y mujer. La identidad humana viene determinada por una opción individualista, que también cambia con el tiempo.

Es inquietante que algunas ideologías de este tipo, que pretenden responder a ciertas aspiraciones comprensibles, procuren imponerse como un pensamiento único que determine incluso la educación de los niños. No hay que ignorar que el sexo biológico (sex) y el papel sociocultural del sexo (gender), se pueden distinguir pero no separar”.

3.- Catequesis 15 de abril de 2015 en Roma

“La cultura moderna y contemporánea ha abierto nuevos espacios, nuevas libertades y nuevas profundidades para el enriquecimiento de la comprensión de esta diferencia. Pero también ha introducido muchas dudas y mucho escepticismo. Por ejemplo, yo me pregunto si la así llamada teoría del género no es también expresión de una frustración y de una resignación que apunta a cancelar la diferencia sexual porque no sabe más confrontarse con ella.

4.- 23 de Marzo de 2015, en Roma

“…las colonizaciones ideológicas que afectan a la familia; modalidades y propuestas que existen en Europa y llegan también de la otra orilla del Océano. Y luego esa equivocación de la mente humana que es la teoría de género, que crea tanta confusión…”

5.- 2 de Octubre de 2016, Conferencia de prensa en el avión de Georgia a Roma

“un gran enemigo del matrimonio es la teoría de los géneros”.

“Lo que yo he dicho, es esa maldad que hoy se hace en el adoctrinamiento de la teoría del género”.

“Me contaba un papá francés que en la mesa hablaba con los hijos, católicos ellos y la esposa, católicos no tan comprometidos, pero católicos; y le preguntaba al niño de 10 años, ‘¿Tú qué quieres ser cuando seas grande?’ ‘Una muchacha’.

El papá se acordó que el libro del colegio enseñaba la teoría del género, y esto va contra las cosas naturales. Una cosa es que una persona tenga esta tendencia, esta opción, e incluso que cambie de sexo, y otra cosa es hacer la enseñanza en la escuela en esta línea para cambiar la mentalidad. A esto yo llamo colonizaciones ideológicas”.

“un gran enemigo del matrimonio es la teoría de los géneros”.

El establishment contra HazteOir.org

Imagen de previsualización de YouTube

En la campaña electoral norteamericana, los representantes del establishment se unieron para atacar, sin contemplaciones, a Donald Trump. Los Rockefeller, los Soros, los demócratas y los republicanos ‘centristas’, las estrellas de Hollywood y casi todos los medios de comunicación americanos convergieron en descalificar de una forma brutal al candidato Trump. Donald Trump fue acusado, un día sí y otro también, de sexista, racista, xenófobo, homófobo o misógino.

Obviamente, Trump es un personaje polémico, con muchas aristas y “áreas de mejora”… Un hombre contradictorio que ha cambiado principios y valores en más de una ocasión. Pero de ahí a llamarle “racista” hay un trecho.

El establishment europeo, muy unido (por sus intereses económicos) con el establishment americano, también lanzó una campaña (muy agresiva) contra Donald Trump. Y España (no podría ser de otra forma) se unió al coro de los anti-Trumpistas.

No hay más que mirar las portadas de los diarios españoles el día después de las elecciones presidenciales del 8 de noviembre. Todos los diarios nacionales, los de izquierdas, los de centro y los de derecha… todos gemían horrorizados por la victoria de Trump.

Pero… ¿por qué esta tormenta perfecta de los que mandan (el establishment) contra Donald Trump?

Porque no pueden controlar al outsider. Porque el futuro presidente de los Estados Unidos es libre de tomar decisiones que dañen sus intereses económicos.

Porque Trump se atreve a burlarse de los dogmas de la nueva inquisición de lo políticamente correcto, esa ideología que se creó para controlar las mentes y los corazones de la gente.

Porque Trump denunció esos intereses económicos y hay gente que le escucha… y le vota. Porque Trump no es una marioneta del establishment y puede llegar a derruir el edificio ‘perfecto’ que tantos años le costó construir a la clase dominante para controlarlo todo.

El nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump
El nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump

El mismo establishment del Nuevo Orden Mundial que se alineó con el proceso de ‘paz’ (o de rendición a la guerrilla) que impulsó el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos… Y en Reino Unido, donde los poderosos se volcaron para que los británicos votaran ‘No’ al Brexit.

España es uno de los países del mundo donde el establishment tiene más poder. En nuestro país, (casi) nadie se atreve a enfrentarse a lo políticamente correcto.

La dictadura del relativismo, la ideología de género, la cultura de la muerte y la inquisición gay someten las conciencias de la mayoría de los ciudadanos. A muchos, tras varias décadas de adoctrinamiento masivo, les han lavado el cerebro. A muchos otros (la mayoría) simplemente les han infundido miedo… y callan cualquier crítica para evitar el descrédito social (o las multas) previsto para los que son acusados de ‘homófobos’.

En España, las cúpulas de todos los partidos políticos con representación parlamentaria han asumido los dogmas de lo políticamente correcto. Y han conseguido que todos los votos vayan a partidos que defienden, en lo sustancial, el mismo modelo social.

En España, la práctica totalidad de las televisiones, de las radios y de los periódicos sostienen (en la mayoría de los asuntos) un discurso único en el que no cabe la discrepancia. No pocos periodistas se han convertido en los chamanes de la nueva ideología.

Y al rebelde -al que se atreve a dificultar el avance de la nueva religión – lo machacan, lo condenan y, si pueden, lo queman en la hoguera.

Por ejemplo, a Donald Trump… O a HazteOir.org.

HazteOir.org, ese grupo pequeño de rebeldes con causa. Esa plataforma de locos que se atreven a decir lo que piensan… ¡sin importarles la condena de la nueva inquisición!

Sí, sí, ahora parecen poca cosa… Pero si les dejas crecer, verás cómo pueden ayudar a otros muchos ciudadanos a abrir los ojos. A darse cuenta de que viven en Matrix. Y eso sería terrible. El sistema podría colapsar.

Por eso, muchos miembros del establishment han intentado, en los últimos años, destruir a HO. Porque HazteOir.org es libre, porque decimos las verdades del barquero, porque denunciamos los abusos de los poderosos, aunque por ello nos llamen ‘homófobos”, “ultras”, “secta” o “anti-sistema”.

No nos van a asustar.

Y no se lo vamos a poner fácil. Porque somos muchos. Porque somos 700.000 ciudadanos españoles, conscientes y activos… y 5 millones en todo el mundo.

Porque la causa de la vida y la familia es clave para el futuro de la humanidad… y porque estamos seguros de que la verdad triunfará.

Y porque sabemos que el establishment es un gigante con pies de barro.

La pregunta no es si ganaremos la batalla cultural. La pregunta es cuándo la ganaremos. Con la gracia de Dios.

* Publicado por primera vez en Actuall.