Una entrevista sobre HazteOir.org

Imagen de previsualización de YouTube

Hace ya algún tiempo me hicieron esta entrevista sobre HazteOir.org, sobre cómo veo la web del ciudadano activo, el movimiento que empezamos en 2001 en España un grupo muy pequeño de amigos y que a día de hoy llega a casi 800.000 españoles conscientes y activos y está consiguiendo, cada vez más, influir en la historia de nuestro país.

En el mundo, llegamos ya a 6 millones de personas, y sumando. Desde la la plataforma CitizenGO, luchamos a favor de la vida, la familia y la libertad en 12 idiomas… y ganamos algunas batallas de la “culture war”.

Y todo, como digo en la entrevista, gracias a Dios… y a pesar de mí.

Pues eso: ¡demos gracias a Dios!

El establishment contra HazteOir.org

Imagen de previsualización de YouTube

En la campaña electoral norteamericana, los representantes del establishment se unieron para atacar, sin contemplaciones, a Donald Trump. Los Rockefeller, los Soros, los demócratas y los republicanos ‘centristas’, las estrellas de Hollywood y casi todos los medios de comunicación americanos convergieron en descalificar de una forma brutal al candidato Trump. Donald Trump fue acusado, un día sí y otro también, de sexista, racista, xenófobo, homófobo o misógino.

Obviamente, Trump es un personaje polémico, con muchas aristas y “áreas de mejora”… Un hombre contradictorio que ha cambiado principios y valores en más de una ocasión. Pero de ahí a llamarle “racista” hay un trecho.

El establishment europeo, muy unido (por sus intereses económicos) con el establishment americano, también lanzó una campaña (muy agresiva) contra Donald Trump. Y España (no podría ser de otra forma) se unió al coro de los anti-Trumpistas.

No hay más que mirar las portadas de los diarios españoles el día después de las elecciones presidenciales del 8 de noviembre. Todos los diarios nacionales, los de izquierdas, los de centro y los de derecha… todos gemían horrorizados por la victoria de Trump.

Pero… ¿por qué esta tormenta perfecta de los que mandan (el establishment) contra Donald Trump?

Porque no pueden controlar al outsider. Porque el futuro presidente de los Estados Unidos es libre de tomar decisiones que dañen sus intereses económicos.

Porque Trump se atreve a burlarse de los dogmas de la nueva inquisición de lo políticamente correcto, esa ideología que se creó para controlar las mentes y los corazones de la gente.

Porque Trump denunció esos intereses económicos y hay gente que le escucha… y le vota. Porque Trump no es una marioneta del establishment y puede llegar a derruir el edificio ‘perfecto’ que tantos años le costó construir a la clase dominante para controlarlo todo.

El nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump
El nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump

El mismo establishment del Nuevo Orden Mundial que se alineó con el proceso de ‘paz’ (o de rendición a la guerrilla) que impulsó el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos… Y en Reino Unido, donde los poderosos se volcaron para que los británicos votaran ‘No’ al Brexit.

España es uno de los países del mundo donde el establishment tiene más poder. En nuestro país, (casi) nadie se atreve a enfrentarse a lo políticamente correcto.

La dictadura del relativismo, la ideología de género, la cultura de la muerte y la inquisición gay someten las conciencias de la mayoría de los ciudadanos. A muchos, tras varias décadas de adoctrinamiento masivo, les han lavado el cerebro. A muchos otros (la mayoría) simplemente les han infundido miedo… y callan cualquier crítica para evitar el descrédito social (o las multas) previsto para los que son acusados de ‘homófobos’.

En España, las cúpulas de todos los partidos políticos con representación parlamentaria han asumido los dogmas de lo políticamente correcto. Y han conseguido que todos los votos vayan a partidos que defienden, en lo sustancial, el mismo modelo social.

En España, la práctica totalidad de las televisiones, de las radios y de los periódicos sostienen (en la mayoría de los asuntos) un discurso único en el que no cabe la discrepancia. No pocos periodistas se han convertido en los chamanes de la nueva ideología.

Y al rebelde -al que se atreve a dificultar el avance de la nueva religión – lo machacan, lo condenan y, si pueden, lo queman en la hoguera.

Por ejemplo, a Donald Trump… O a HazteOir.org.

HazteOir.org, ese grupo pequeño de rebeldes con causa. Esa plataforma de locos que se atreven a decir lo que piensan… ¡sin importarles la condena de la nueva inquisición!

Sí, sí, ahora parecen poca cosa… Pero si les dejas crecer, verás cómo pueden ayudar a otros muchos ciudadanos a abrir los ojos. A darse cuenta de que viven en Matrix. Y eso sería terrible. El sistema podría colapsar.

Por eso, muchos miembros del establishment han intentado, en los últimos años, destruir a HO. Porque HazteOir.org es libre, porque decimos las verdades del barquero, porque denunciamos los abusos de los poderosos, aunque por ello nos llamen ‘homófobos”, “ultras”, “secta” o “anti-sistema”.

No nos van a asustar.

Y no se lo vamos a poner fácil. Porque somos muchos. Porque somos 700.000 ciudadanos españoles, conscientes y activos… y 5 millones en todo el mundo.

Porque la causa de la vida y la familia es clave para el futuro de la humanidad… y porque estamos seguros de que la verdad triunfará.

Y porque sabemos que el establishment es un gigante con pies de barro.

La pregunta no es si ganaremos la batalla cultural. La pregunta es cuándo la ganaremos. Con la gracia de Dios.

* Publicado por primera vez en Actuall.

Católicos en la vida pública: que en estos asuntos se evite hasta la apariencia de intervencionismo de las autoridades eclesiásticas

Traigo a continuación algunos párrafos de la Instrucción Pastoral “Los católicos en la vida pública que aprobó la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española en 1986. Me parece que son de absoluta actualidad:

125.Hemos indicado ya la importancia que tienen las asociaciones para asegurar y consolidar el crecimiento de una convivencia libre y participativa. Una sociedad en la que es deficiente la vida asociada de los ciudadanos en una sociedad humanamente pobre y poco desarrollada, aunque sea económicamente rica y poderosa. Importancia de las asociaciones para una convivencia libre y participativa.

126.La carencia o el anquilosamiento de las asociaciones civiles debilita la participación de los ciudadanos, empobrece el dinamismo social y pone en peligro la libertad y el protagonismo de la sociedad frente al creciente poder de la Administración y del Estado. Una sociedad sin iniciativa social y sin medios eficaces para llevar a la práctica los proyectos por ella promovidos, puede llegar a ser enteramente dominada y controlada por quienes consigan apoderarse de los resortes de la Administración y de los centros de poder más importantes. En cambio, una sociedad culta, bien informada y organizada, es la base de la vida democrática y la garantía más firme contra cualquier abuso de poder y cualquier tentación totalitaria.

127.Por todo ello, el servicio a la sociedad y el desarrollo de sus libertades requiere alentar y favorecer la existencia de asociaciones civiles encaminadas a fortalecer el ejercicio de los derechos y el cumplimiento de las responsabilidades de los ciudadanos en el campo de las realidades sociales y políticas. Cualquier esfuerzo encaminado a fomentar y vigorizar asociaciones cívicas, culturales, económicas, laborales y profesionales, sociales y políticas, nacidas del dinamismo propio a) Necesidad de fomentar y fortalecer asociaciones civiles.3 2 de los ciudadanos y de la sociedad, ha de ser recibido y apoyado como un verdadero servicio al enriquecimiento cualitativo de nuestra sociedad. La Administración y los gobiernos deben apoyarlas positivamente siempre que estén de acuerdo con las exigencias del bien común. 128.Los cristianos, en el ejercicio de sus derechos y deberes de ciudadanos, deben participar en estas asociaciones estrictamente civiles y promoverlas ellos mismos como una forma importante de cumplir sus responsabilidades en la construcción del bien común. En una sociedad libre y democrática es muy importante la intervención de los cristianos en las asociaciones civiles de diversa índole que actúan en el seno de la vida social. En esta participación habrán de tener en cuenta cuanto queda dicho más arriba al hablar de las relaciones entre la fe y las ideologías, así como la necesidad de actuar en cualquier circunstancia en coherencia con la propia fe y las enseñanzas de la Iglesia.

168.Estamos convencidos de que esta inspiración cristiana de la actividad política puede y debe existir sin poner en peligro la legítima autonomía de la política y de los políticos. No se trata de convertir a la Iglesia en una alternativa política. Tal intento significaría desnaturalizar a la misma Iglesia y atropellar la legítima libertad de los católicos en sus decisiones temporales y políticas con su peculiaridad,

169.Esta inspiración cristiana de la política no podemos darla por supuesta ni podemos esperarla de la improvisación. Es preciso fomentar expresamente la adecuada formación de los católicos en conformidad con la doctrina social y moral de la Iglesia; es preciso impulsar actividades o instituciones dedicadas a la formación y capacitación de los católicos para que puedan actuar en los diferentes ámbitos de la vida política con verdadera inspiración espiritual y adecuada preparación profesional. No es tarea fácil superar en la práctica el riesgo de la separación entre lo que es inspiración cristiana y lo que corresponde a la técnicas de la actuación política. No valen los viejos moldes. Hay que arrancar de la situación actual contando con una visión renovada de la Iglesia, de la sociedad y de las relaciones entre ambas. no se improvisa ni se puede dar por supuesta, y necesita de una formación adecuada.

170.Se necesitan, por ello, instituciones donde los cristianos adultos y jóvenes pueden descubrir la nobleza de la vocación política y las exigencias cristianas de su ejercicio, sin olvidar que del corazón justo nacen principalmente los proyectos que hacen posible la convivencia en el bien común. Necesidad de instituciones donde se descubra la nobleza de la vocación política y de las exigencias cristianas de su ejercicio,

171.La creación, configuración y desarrollo de las asociaciones civiles adecuadas tiene que ser obra de aquellos cristianos que, movidos interiormente por las exigencias y responsabilidades cristianas, y en ejercicio de su condición y derechos civiles, se decidan a participar libremente y bajo su propia responsabilidad en la vida política. El respeto al bien común y al mismo bien pastoral de la Iglesia requiere que en estos asuntos se evite hasta la apariencia de intervencionismo de la Iglesia o de las autoridades eclesiásticas más allá de sus competencias estrictamente religiosas y morales.

La negrita es mía.